Aprender lo que nos imponen

En Estados Unidos estos modelos fueron tomados, para crear los sistemas educativos. Personajes como Rockefeller, Ford y Carnegie, financiaron las instituciones para desarrollar personal estandarizado con la finalidad de hacerlos trabajar en sus fábricas, y producir de manera rápida y barata productos de calidad.

“La escuela no está enseñando lo que realmente es importante para la vida”

Actualmente en todo el mundo, la escuela, como tal, es la respuesta a la necesidad de trabajadores por parte de las empresas y el Estado. Lo que hoy en día conocemos como nuestro sistema educativo.

“La escuela está cerrada al mundo exterior. Existen: Test estandarizados; clases obligatorias divididas por edades; sistema de calificaciones, de premios y castigos; presiones sobre maestros y alumnos; horarios estrictos”.

“Es un sistema obsoleto. No se fomenta la iniciativa ni la imaginación”.

¿Los alumnos estudian lo que realmente tienen y quieren saber, o lo que les impone los planes educativos?

¿Realmente es esto educación?

“Gran parte de la comunidad educativa aboga por un revolucionario cambio en la forma de enseñar y por consiguiente de aprender”.

Nos enfrentamos a nivel mundial a uno de los problemas más grandes dentro de la educación, y es que esta ha dejado de ser INTERESANTE.

Los estudiantes encuentran cada día un sinnúmero de cosas, conocimientos que resultan más atractivos fuera de la escuela, como lo pueden ser la tecnología, las redes sociales, y los medios video-informativos, por citar algunos. La deserción escolar es uno de los temas importantes a tratar a nivel global. México ocupó el primer lugar en el número de desertores escolares en un rango de 15 a 18 años, y ratificó el tercer lugar entre las naciones con mayor población juvenil que no estudia ni trabaja, con una cifra de 7 millones 337 mil 520. Condiciones que fueron calificadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), como alarmantes.